0 meses

Su cuerpo:

  • Flexiona las piernas y brazos hacia su cuerpo.
  • Sus puños se mantienen cerrados
  • Carece de fuerza en el cuello, por lo que, en posición erguida, se le cae la cabeza.
  • Con mucha luz cierra los ojos.
  • Usa la boca como órgano principal del tacto.

 

Su inteligencia:

  • Pasa casi todo el día durmiendo, pero se despierta y llora si tiene hambre o está incómodo.
  • Posee muchos reflejos, como el de agarrar un dedo.
  • Parpadea cuando se le habla.
  • Diferencia los cuatro sabores básicos: dulce, salado, ácido, amargo
  • De forma innata prefiere el sabor dulce.


Sus hábitos:

  • A la semana ya reconoce la voz de su madre y su olor.
  • Es muy sensible; se asusta y llora cada vez que se produce un cambio brusco.
  • Responde a la presencia de sus padres mediante una contracción momentánea de su rostro o cuerpo.


Su estimulación:

  • Acude a él en cuanto llore.
  • No hagas ruidos fuertes a su lado, ni sacudas la cuna, ni le cambies bruscamente de posición.
  • Evita las luces intensas.
  • Para calmarlo, cógelo en brazos y mécelo, o camina con él.
  • Dale masajes; es la mejor forma de tranquilizarlo y de mostrarle amor.